THIERNO es recibido por su familia  

Thierno con su prima

 

Thierno con Miren

 

Y Thierno llegó… Después de 6 años.  

Fuimos a la estación del AVE de Valencia sin saber muy bien lo que nos íbamos a encontrar…  

Se fue un niño. Volvió un “hombrecito”. Medio metro más de niño… Literal.  

De antemano nos parecía una situación delicada, complicada… llega el 14 de julio, última semana de Ramadán, adolescente de 14 años (al menos aquí, sólo eso ya es complicado) y con unas costumbres más arraigadas…  

Al principio casi no habla.  

Dice que no se acuerda del español. Sólo contesta si le preguntas y ni siquiera estamos seguros de que nos entienda. De entrada parece que mantiene un poco la distancia con las chicas; no tanto con los chicos… Pero cuando vio a la yaya no hubo distancia: se fundieron en un abrazo. La yaya lloró sin tapujos. Él trató de disimular pero se le pusieron los ojos vidriosos…. Mejor descansar un ratito.  

El día a día en nuestro verano no es especial.  

No hay horario para levantarse. Los primeros en levantarse suelen ser él y mi sobrinita Laura de 2 años… Su mayor fan. Se lo come a besos!!! Y Thierno la cuida… Todas las mañanas juegan en el sofá. A los dos les encanta hacerse fotos… Ya tenemos para un book. Después de desayunar (le gustan las magdalenas y los cereales) un ratito a la playa. Ha conocido a paisanos suyos que venden por aquí… Incluso hay uno de Kaolack. Pepe se llama. Han estado hablando en wolof. No nos conoce. No conoce a Thierno. Pero nos da las gracias por cuidarle… En Senegal son muy agradecidos.  

Después piscina. Aprendió a nadar hace 6 años pero los primeros días no se acordaba mucho…o le daba un poco de respeto… Ya no. Bucea, nada, se tira de cabeza, de espalda, hace carreras, juega al waterpolo… Cómo pez en el agua!!!!  

Con tanto ejercicio se abre el apetito. No se si su delgadez será constitucional, genética, racial… pero aquí, comer, come. Y de todo. Empezamos con arroz con pollo por aquello de que no extrañara… Pero él no tiene ningún problema. Lo prueba todo. No le hace ascos a nada. De lo que le gusta más, repite.En nuestra familia siempre hemos tenido la suerte (o la desgracia, según como se mire) de ser muy buenos comedores… Pues en esto, es de nuestra familia… A ver si gana algún kilito, que no le vendrá mal.  

Por la tarde un ratito de descanso antes de volver a los juegos de piscina. No suele dormir. Le gusta jugar a la “maquineta”. Al fútbol. Fer le ha enseñado pero parece que juegue de toda la vida. Yo lo intenté una vez y de lo nerviosa que me puse casi la rompo…. Que tienen estos niños con las nuevas tecnologías que a todos les gusta y aprenden con esa rapidez? Después del descanso vespertino, nueva sesión de piscina. Aquí ya suele haber competición… Se juntan unos cuantos niños ( y algún que otro papá) y juegan a la pelota… la lucha es dura… Tan dura que hay que interrumpirla para recargar fuerzas con la merienda. Normalmente algo dulce y zumo… Y sigue la pelea por la victoria…  

Después, sobre las 20h, hay que ducharse y vestirse. Todavía hay tiempo para un paseo antes de la cena. En verano solemos cenar tarde. Sobre las 22. Incluso más… Alguna noche se ha ido a cenar con los jovencitos de la casa. Fer y Nacho y sus amigos. Y después se queda con ellos en la calle. Simplemente hablando. Los vemos desde la ventana. Son un grupo de chicos y chicas algo mayores que Thierno pero a ninguno parece importarle demasiado…  

Ni siquiera tengo claro que se entiendan pero da igual. Creo que a Thierno le gusta estar con ellos. Alguna noche se han acostado de madrugada aunque no es lo habitual. De ahí que no haya hora para levantarse… Creo que el verano es para ellos. Han cumplido en invierno. Esta es su recompensa.  

Otra opción más tranquila es paseo, heladito y a dormir… Hay que variar. Y por eso también ha ido a la feria de Valencia. Subió a la noria y desde lo alto vio el castillo de fuegos artificiales… Le gustó pero creo que no estaba muy tranquilo allí arriba. Subió a varias atracciones pero tenemos que volver con los “hermanos mayores”… También hay previsto un fin de semana en Teruel, a las fiestas del pueblo, con su verbena, vaquilla, charanga… Nuevas experiencias. Poco a poco, según van pasando los días, se va soltando, va cogiendo confianza… Incluso nos gasta bromas!!! Está en su casa. Va a la nevera, busca los dulces en la despensa, las gafas de bucear en el bolso de la playa, se baja a la piscina cuando tiene mucho calor y cuando algo le sorprende dice: “Estás loca!!!”.  

Thierno se ha hecho mayor aunque su esencia sigue intacta. Su bondad, su nobleza, su resolución, su soltura… Pensamos que esa forma de ser le permitirá llegar donde él quiera y en ese camino queremos seguir a su lado.  

Sabemos que podemos contar con el apoyo de Yakaar, representada por Jose Mª y Demba, y esperamos que cómo ellos, Thierno pueda ayudar a su Senegal natal desde allí…con alguna escapadita a Valencia…  

Cuando vino hace 6 años no podía casi ni caminar. Su patología cardíaca no se lo permitía. Su sangre no se oxigenaba y el menor esfuerzo (caminar lo era) le provocaba fatiga. Lo llevábamos en un carrito de bebé. Ni pensar en correr, saltar…jugar como los niños de su edad. Una vez operado y ya recuperado corría con los otros niños. No paraba de correr… Tenía que recuperar el tiempo perdido… Resultaba divertido verle por que el pobre no sabía correr… Sus piernecitas largas y delgadas no seguían a su cuerpo. Tantos años de reposo forzado no le habían permitido realizar algo tan aparentemente sencillo como correr.  

Hoy, después de 6 años, totalmente recuperado. El cardiólogo ha dicho que su corazón está perfecto; incluso mejor de lo habitual en estas cirugías; corre, juega al fútbol, nada… Sigue siendo delgado pero está fuerte y ya no se fatiga. ES UN SUPERVIVIENTE.  

Yo creo que está contento… Eso es lo que quiero. Y desde luego está sano. Ese era el objetivo. Todo lo demás, es un regalo. Como el tenerlo de nuevo aquí. UN GRAN REGALO. Para nosotros.  

Miren Fabregat  

 

Share