Ousmane operado 2

Ousmane operado 1

 

 

Como informábamos anteriormente, Ousmane fue operado el pasado 18 de julio de su gravísima dolencia cardiaca, siendo los resultado, en principio, alentadores. A los tres días ya estaba en planta y comenzaba un proceso de reducción paulatina de las ayudas externas a la respiración con vistas a su alta definitiva.

Sin embargo, durante dicho proceso empezaron a surgir complicaciones, fundamentalmente en forma de acumulación de líquido en el pulmón que por más intentos que se hacían para combatirlo a través de medicación o de oxígeno no acababa de desaparecer.

Como consecuencia el día 12 de agosto se programó un cateterismo para intentar ver que era lo que no estaba funcionando y tratar, en su caso, de corregirlo.

Entre medias Ousmane recuperó su estado de ánimo, mas bien tristón después de la operación, y volvió a ser el niño arrollador y simpático que había sido durante el periodo de estancia con su familia de acogida.

El cateterismo del día 12 de agosto se convirtió en una intervención en toda regla, probablemente pionera en el mundo, al detectarse un exceso de flujo a la salida del corazón que hacía que la sangre circulara en sentido contrario a lo esperado remontando hacia la parte superior del cuerpo.

Como consecuencia, el Dr. Zunzunegui decidió taponar en parte la salida del corazón con un pequeño tubo ciego, para tratar de reconducir la circulación de la sangre a su régimen normal. Al mismo tiempo, se le puso un stent para abrir un pequeño estrechamiento detectado en una de las arterias principales.

La intervención duró 4 horas y desde entonces Ousmane permanece en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Gregorio Marañón de Madrid. Por ahora el resultado de la misma es incierto, pues si bien, con carácter general, se observa una mejora de la situación hemodinámica de Ousmane y la desaparición por completo del líquido en los pulmones, por otro lado, no ha sido posible por el momento prescindir de la medicación de apoyo, al producirse episodios de desequilibrio en los que el corazón se le dispara de frecuencia y le baja la saturación de oxígeno a niveles alarmantes.

El personal sanitario del Hospital Gregorio Marañón, con el Dr. Medrano a la cabeza, tienen trazado su plan para resolver la situación lo antes posible. El equipo de apoyo de Yakaar África sigue acompañando a Ousmane sin descanso, cada vez más cautivado por su magnífico estado de ánimo, su bella sonrisa y lo bien que se adapta a las durísimas circunstancias por las que está pasando.

 

Share