Ousmane en el hospitas 20

Ramata y Ousmane


 

Cuando mas felices nos las prometíamos con Ousmane ya en su habitación de la planta de cirugía cardiaco-infantil del hospital Gregorio Marañón de Madrid, el 8 de Octubre sufrió una nueva crisis que le llevó de nuevo a la Unidad de Cuidados Intensivos. No era algo nuevo ya que desde el tiempo que llevaba en la planta era la tercera vez que entraba en crisis, pero ninguna tan fuerte ni tan prolongada. La reacción al tratamiento fue, gracias a Dios, prácticamente inmediata pero una terrible sensación de vulnerabilidad invadía a todo el equipo de Yakaar África que se ocupa de acompañarle día y noche desde hace ya más de 3 meses.

El día 24 de Octubre el equipo médico del Hospital Gregorio Marañón de Madrid realizó un nuevo cateterismo, y van 3, en el pequeño Ousmane y, por fin, un atisbo de esperanza. La situación de sus arterias pulmonares ha mejorado desde la última exploración, la presión pulmonar ha decrecido y todas las medidas que se le tomaron están dentro de los parámetros normales para su estado. Los problemas que tiene derivan de los 7 años pasados en una situación insostenible en la que sus arterias estaban constreñidas al máximo para restringir el paso de la sangre hacia los pulmones, ahora que ya no tienen esa necesidad, ante la mínima causa externa, tienden a volver a la situación anterior provocándole esas crisis que nos torturan.

La solución parece que será cuestión de tiempo, de mucho tiempo. Por nuestra parte el que sea necesario…

Por lo demás Ousmane sigue manteniendo ese humor increíble, esa simpatía arrolladora que tiene enamorado a todo aquel que se le acerca. Cada vez demuestra una inteligencia fuera de los común, aunque muchas veces la use para engatusar o vacilar a todo el que se le pone por delante. Se puede decir que tiene rendido a sus pies a todo el personal del Hospital Gregorio Marañón y, por supuesto, a todo el equipo de apoyo de Yakaar África que le cuida sin descanso día y noche. Uno se pregunta con frecuencia como puede existir tanta injusticia en el mundo, como para que un talento como el de Ousmane, que podría llegar a donde quisiera, haya tenido y, por desgracia, quizás tenga todavía, tantas posibilidades de haberse truncado apenas al comienzo del camino.

 

Share