Raquel en Senegal 4

Raquel en Senegal 1

Raquel en Senegal 2

Raquel en Senegal 3


 

Raquel Perez

No han pasado ni 2 semanas y aún nuestras cabezas están allí. Piensas y haces un balance de todo lo vivido, cosas a cambiar o cosas aun para hacer. Siempre quieres dar más, estar a la altura de sus necesidades obviamente adaptándose a su cultura. No es fácil ir, durante 15 días, cumplir objetivos y querer entenderles. Hemos tenido momentos difíciles: agresiones por las calles, convivir con seres vivos no humanos, cansancio, mal estar por trayectos, decepción por no poder cumplir algún objetivo dentro de tiempos previstos, desengaños y desmotivaciones…pero nada que no se olvide con los buenos momentos.

Cuando tus alumnas matronas te demuestran las ganas y satisfacción de lo que están aprendiendo, de seguir haciendo y luchando por dar lo mejor a sus mujeres, eso no tiene precio y mucho menos volver a hacer sonreír a una mujer después de devolverle su bien estar gracias a un tratamiento.

Han sido 3 días de formación con matronas de la región de Casamance, mujeres que están día a día trabajando con embarazadas, mamas…sin cobrar un duro, luchando por levantar a sus familias y siendo amas de casa. Un gran esfuerzo para ellas dejarlo todo y desplazarse a la isla de Carabane para asistir a nuestro curso de preparación al parto, parto y post-parto. Tanto ellas como nosotras nos damos más que satisfechas.

Les dimos solución a muchos problemas que se enfrentan ante un parto o post-parto. Problemas que se convierten en vidas y que si no se resuelven como hace falta en el momento adecuando pueden ya no tener solución. Ante un parto, pudimos llevar a la práctica todo lo aprendido, estaban atentas y expectantes a todo lo que iba ocurriendo. Para nosotros fue fácil, confiaban 100% en nuestro trabajo y nos daban libertad en todo momento. Es muy fácil y cómodo trabajar en equipo, ellas nos enseñaban su experiencia y sabiduría como matronas y nosotros como expertos fisioterapeutas obstétricos. No sólo fue dentro, sino también fuera del horario laboral donde tuvimos contacto con nuestras alumnas. No sólo jugábamos a fútbol una vez acabada la jornada sino también entre risas y risas compartíamos experiencias tanto a nivel laboral como personal.

De forma paralela a la formación, nos enfrentábamos a otra realidad, pacientes de todas las edades con dolores, dudas, impotencias… abiertas a contarnos sus vidas, experiencias, problemas…confiadas en recibir la ayuda que necesitaban. Complicado fue en aquellos momentos donde lo único q nos pedían eran medicación que nosotras como fisioterapeutas no podíamos dar y que ni siquiera, teníamos. Mujeres que hacía meses y meses que no habían visto a un medico. Por suerte, el mayor de los casos era competencia nuestra así que a través de técnicas y métodos pudimos solucionar muchos de los casos presentados. Un orgullo para nosotras oír mientras pasábamos, una vez acabada la jornada laboral, las críticas positivas que nos llegaban por las calles y casas del pueblo de Carabane. Agradecidas por nuestro trabajo, nos invitaban a tomar agua de coco en sus casa, nos brindaban con sus mejores sonrisas por las calles y nos alegraban el día con sus ganas de que no nos fuéramos.

Nos dimos cuenta que había una falta de conocimientos por eso, de forma inesperada, organizamos una charla de menstruación y sexología en el colegio, dudamos en hacerla chicos y chicas o solo chica, al final optamos por excluir al sexo masculino por la simple razón de querer darles más intimidad y poder así, tener menos tabús a la hora de preguntar o exponer sus experiencia. Fue improvisado pero todo un éxito. Todo acabo con un baile y una fiesta.

Podríamos escribir y contar muchas más cosas y nunca llegaríamos a exprimir verdaderamente todo lo que se vive y se mueve a nivel sentimental, pero creemos que con esto ya es suficiente para que tengáis una idea de lo que hemos hecho y de lo que seguiremos haciendo. Hemos vuelto a nuestras casas pero no hemos parado, ya estamos preparando y pensando en tareas, tratamientos, charlas, talleres… para nuestra próxima vez prevista en abril del año que viene. Si paramos ahora esto no va a seguir y va a ser una lástima que se pierda todo lo que hemos conseguido hasta ahora así que a seguir con la labor.

Muchas gracias por vuestro interés y por dedicarnos unos minutos de vuestras vidas. Me es imposible despedirme sin agradecer a Yakaar África por su apoyo, ayuda y confianza en nuestra labor, sin vosotros reunir a todo el equipo y haber llegado hasta aquí hubiera sido mucho más difícil. MUCHAS GRACIAS familia.

 

Share