Nerea en Senegal 1 Nerea en Senegal 1[/caption]

Nerea en Senegal 2

Nerea en Senegal 3

IMG_4699

Nerea en Senegal 5


 

Tercer viaje a Senegal, parece que te vas acostumbrando, pero sin embargo, siempre se genera la misma sensación de incertidumbre, de no control, de esperanza y de frustración. Una vez más los preparativos te sumergen en un túnel de acción sin salida, con un “tic-tac” contra reloj, y en un forzoso aislamiento de tu mundo y de tu rutina semanas previas al viaje.

Llegar a Senegal como si un terremoto hubiera pasado por mi cuerpo-mente viene a ser ya lo habitual, pero las ilusiones, las ganas de volver y la necesidad de continuar con lo que sientes como tu compromiso, superan cualquier fuerte sacudida.

Esta vez viajábamos un equipo de 4, por primera vez se unían a nosotras dos (Raquel y yo), Ana y Marta.

Una misión con 4 objetivos a cumplir: el tratamiento de las mujeres (en Carabane y en Thiès), la formación de matronas en Carabane, poner en marcha un proyecto de investigación y continuar con la formación del equipo de San Juan de Dios de Thiès.

Llevo 17 años ejerciendo mi trabajo como fisioterapeuta, 12 años especializada en uro-ginecología y obstetricia, y desde estos últimos 12, siento que mi profesión no se comprende demasiado, constantemente la gente me pregunta “ ¿qué hace una fisio trabajando en ginecología?” No voy a entrar en detalles, tan solo voy a contar lo que más me ha llegado de estos 15 días, lo que más me conmueve como resultados positivos de nuestra misión y tal vez así se pueda comprender lo que realmente hacemos y dar respuesta a esa pregunta.

No olvido a Sophie una matrona de Cap Skirring que vino a la formación en Carabane y me dijo después de una de las clases lo interesante y absolutamente necesario que le parecía todo lo que estaba aprendiendo en el curso, que a partir del Lunes tenía que poner en práctica todo, que había que hablar con las mujeres embarazadas y difundir a matronas, que con esto se salvaban vidas!! Tampoco a Marie, matrona, que por acudir al curso se quedaba toda la semana sin recoger arroz, con las consecuencias negativas para su subsistencia, a pesar de todo estaba feliz de haber venido y encontrar en su trabajo un antes y un después en la manera de atender los partos.

No olvido a F, una chica asustada de Carabane, que para poder tener una vida normal de pareja y quedarse embarazada tendrá que someterse a una cirugía. Tampoco a S que me describía su dolor y su desesperanza cada vez que su marido mantenía relaciones sexuales con ella debido a una mutilación genital de grado 3 (ablación de clítoris y labios menores y cierre parcial de vagina) Tampoco puedo dejar atrás a A, P, S, M todas de Carabane con dolores importantes en sus relaciones sexuales y otras patologías asociadas, tantas que necesitan seguir mejorando y continuar con sus tratamientos.

No olvido a aquella mujer pariendo en San Juan de Dios, agarrando nuestras manos, agradeciendo que estuviéramos allí con ella enseñándole las técnicas para ayudarle a dilatar y a soportar el dolor, no quería que nos fuéramos.

No olvido ese último día en Carabane en el que 4 blancas acompañadas de la matrona de la isla, todas con sus camisetas de Yakaar, se lanzaron a la escuela a dar una charla a las niñas de entre 12-16 años para explicarles lo que tantas dudas generaba en nuestras consultas. Qué es la regla? Por qué me duele?.

Cuándo me puedo quedar embarazada? Nunca podré olvidar a esas espectadoras ávidas de saber dibujando en sus cuadernos los dibujos que veían en la pizarra del útero, del ciclo ovárico y sus días fértiles y su periné. Recuerdo sus caras, sus miradas, sus preguntas, su inquietud y en todas y en cada una de ellas encuentro mi sentimiento de orgullo de esta misión y del equipo que la ha formado.

Más de 90 mujeres tratadas en total. 4 asistencias en la fase de dilatación y dos expulsivos. 5 matronas formadas con el método, 1 taller de sensibilización en salud sexual y reproductiva y dos en higiene postural y secuelas post. 2 derivaciones a cirugía.

Gracias a:

Yakaar África y a nuestro Papau, por hacer posible nuestra intervención en Carabane. Sois geniales!. Es un honor para mí pertenecer a la familia Yakaar.

Marta, por ser una aventurera y lanzarse con 3 desconocidas a una misión también “desconocida”. Buen trabajo!.

Ana, por tener el valor de dejar a su Nora de tan solo dos años y venir por fin después de varios años queriendo formar parte de esto. Ya está, bien hecho!.

Folly, mi campeón, por demostrar lo que vales y ser en ti mismo el principal objetivo cumplido d este proyecto. Raquel, mi alma en Senegal, por las duras y por las maduras de Be Mater & Be Mulier. Caminando juntas hacia la 4ª! Y con todo ellos gracias a las familias y a: Jud, Daniel, María, fr. Brice, Marie Theresse, Josephine, Joseph y Moustapha

 

Share