Maria rodeada niños Senegal

Omar 8 años Senegal

Maria con niños en Senegal

        Este es Omar, tiene 8 años y me confieso enamorada de él desde el día en que lo conocí. Fue en un poblado de las afueras de Thies, pero podía haber sido en cualquier rincón de Senegal pues es el fiel reflejo de un niño senegalés. Mirada transparente, sonrisa incesante, ojos que brillan ante la curiosidad que supone el objetivo de una cámara de fotos y de la toubab que intenta enfocar.     Senegal está lleno de niños, salen de cada rincón, se pasan el día jugando; no hay tele, no hay playstation ni internet pero hay balones de trapo, hay tierra para revolcarse, hay sonrisas, cantos y bailes…hay vida!!!     Verlos arremolinándose a mi alrededor, queriendo tocarme y besarme, sentarse en mis rodillas y que les haga reir hace que me quede embobada entre tanta inocencia y ternura, no puedo evitar pensar: ¿donde están estos niños en mi tierra?     Pasamos la tarde jugando al pañuelo y al pilla pilla, es curioso como, sin hablar el mismo idioma, los gestos pueden sustituir a las palabras y la facilidad con la que un niño senegalés se entrega a ti, te abre su mundo de pequeños sueños y te invita a que vuelvas a ser niño tu también…..tan solo esa tarde hizo que mi viaje a Senegal hubiera ya merecido la pena, y os aseguro que fue solo la primera de miles de anécdotas que llegaron esos días y que aún quedan por llegar, pues sin duda alguna, el país de las sonrisas, de la música, la danza y el color te invita a repetir.     Maria Caballero

Share