Era la madrugada del día 12 de Noviembre cuando llegaba a Madrid nuestro nuevo pequeño senegalés. Malamine sufre una grave cardiopatía congénita, tetralogía de Fallot, y viene para ser operado en el Hospital Ramón y Cajal de nuestra capital.

Pablo y Mayte, los padres de acogida, y José María, el Presidente de Yakaar fueron a recibirle al aeropuerto. Nada más llegar ya desplegó todos sus encantos en forma de una inmensa sonrisa que prácticamente no le desaparece de la cara.

Primeros días de toma de contacto con Pablo y Mayte y recorrido obligado por Madrid y por Segovia donde la familia de acogida tiene una casa. Malamine no se asusta de nada y a todo responde con un gran desparpajo. A pesar de lo pequeño que es ya se maneja en tres idioma, el francés el wolof y su lengua natal, el diola. Cuando sepa español que lo está aprendiendo a velocidades impresionantes será todo un portento.

Desde casi el primer momento asiste al colegio en Madrid a un aula de enlace a la espera de la próxima operación.

Share