Ousmane en el hospital 8

Ousmane en el hospital 9

 

José María Piñero

Imposible, sabemos que se nos pondría un nudo en la garganta y seríamos incapaces de articular palabra, es tan intenso lo que estamos viviendo…Tampoco hace falta…

Porque, como ella dice en su escrito, tomamos juntos la decisión de emprender esta aventura y juntos, la distancia física no cuenta, la estamos viviendo.

Es curiosa la sensación, yo la describiría como de un sufrimiento maravilloso. Como ella dice, esto es un tobogán donde cada paso atrás es una tortura, pero cada lucecita al final del túnel es hoy por hoy nuestra razón de vivir y de luchar.

Habrá quien piense que no sabíamos donde nos metíamos, pero lo sabíamos perfectamente, casi diría que conocíamos punto por punto lo que podía o lo que iba a pasar, pero no nos importó, no había alternativa.

También sabíamos que no íbamos a estar solos y así ha sido. La familia Yakaar ha acudido a nuestra llamada y hoy no sé si quiero más a los niños, que a los que cuidan de ellos con tantísima dedicación y amor. No hace falta que os nombre, creo que incluso sería un insulto, sabéis perfectamente quienes sois.

La gente nos dice que no nos preocupemos tanto porque hemos hecho lo que teníamos que hacer. ¡Que fácil! Nadie nos puede quitar el miedo a que esto salga mal, no hay seguro contra los sentimientos. Nadie nos podría quitar la pena in-mensa forjada a través de relaciones cada vez mas profundas.

Le pedí a Pepa que escribiera sobre el tema y ahora casi me arrepiento, me hubiera gustado a mi describir todo esto tan bien como ella lo ha hecho. Pero me conformo, lo importante es decirlo:

ELLOS Y SUS GANAS DE VIVIR LO MERECEN TODO

 

Share