Visita al poblado de los niños albinos

 

 

Niños albinos vestidos

Marzo 2012

 

Como en ocasiones anteriores nos hemos parado a hacer una vista a los niños albinos. Esta vez y gracias a los desvelos de Pepa íbamos mejor preparados que nunca, pero por desgracia nuestra impresión no ha sido buena. El más pequeño de los hermanos estaba muy decaído y poco reactivo.  

El mayor sigue tan cariñoso como siempre pero sigue presentando las huellas de las quemaduras del sol por la cara y por todo el cuerpo. Pepa les había confeccionado unas túnicas de algodón y les traíamos también unas gorras. Además les llevábamos cantidades importantes de cremas protectoras del sol para el día y de cremas hidratantes para la noche. Todo ello se lo dejamos a los padres con las correspondientes instrucciones para su adecuado uso.  

Allí mismo les untamos de crema y les pusimos sus nuevos vestidos para combatir los estragos que causa el sol africano en sus delicadísimas pieles.

Jose María Piñero

Share