Ousmane en el hospital 5

Ousmane en el hospital 5  

  Visto por Begoña Verdejo mientras duerme a su lado

La mayoría me conocéis y lleváis tiempo hablando de mí, y para los que no sabéis quien soy, os cuento: Soy feliz en mi huequito, bailando a mi ritmo, aunque a veces me canse porque tengo que aletear más rápido, como las libélulas, y luego pasar a ser como un caracol.

Un día me escucharon cantar unos parientes de la familia Yakaar que pasaron por mi pueblo, y me explicaron que aunque cantaba muy bien, como un “xalam”, podía llegar a tener el ritmo de un “djémbe” y aunque no sabía cómo podía ser esto me parecía que me iba a ayudar mucho.

Un tiempo después noté una gran emoción y presión, me subieron muy alto (por encima de los pájaros) en un artefacto que llaman avión y llegué a un sitio nuevo, con mucha luz, con muchos otros corazones, de diferente color, pero muy alegres y en los que noté enseguida un gran amor y cariño. ¡Cómo me divertía! sobre todo con los más pequeños y saltarines, con ellos era capaz de bailar “sabar”, ¡Esto empezaba a ser mi cambio hacia la música de percusión!

Un día me llevaron a un Luthier, experto en reparar instrumentos de música de precisión, y me afinó… Al principio no me lo parecía, no entendía mucho este nuevo sonido y mi nueva marca, pero seguía notando mucho cariño y muchos cuidados, y además me ponían altavoces y me oía muy alto, incluso por encima de ese “balafo” que me mandaba aire y me molestaba tanto, pero que creo que me sentaba muy bien en el fondo.

Ahora ya he empezado a cantar otra vez, y mucho más alto y con más ritmo, seguro que dentro de poco soy más famoso que Youssou N´Dour, así que para que tengáis un recuerdo mío os firmo esta cartita.

 

Share