Febrero 2017

MISIÓN SANITARIA

Pepa, Ernesto y el resto del equipo valenciano desde Valencia. Nazaret y Sara desde Alicante, Isa desde Vigo y nuestra nueva adquisición Susana, una de las enfermeras que cuida de Ousmane, desde Madrid emprendieron hace ya tres semanas viaje hacia tierras senegalesas para pasar revista a toda la población de nuestras zonas de trabajo y tratar todos los casos.

Después de una estupenda travesía nocturna en barco desde Dakar llegaron a su primer destino: la Isla de Carabane, donde nuestro equipo sanitario comenzó a trabajar a pleno rendimiento.

Nada mas empezar la primera sorpresa, nada menos que Melamine Diatta, hijo de nuestro amigo Lamine, el enfermero de la isla está afectado de una gravísima cardiopatía congénita. De nuevo en la brecha, puesta en marcha del protocolo necesario para caracterizar la enfermedad y quien sabe si en pocos meses tendremos un nuevo Ousmane en España. La cosa no queda ahí y en el mismo día una segunda cardiopatía, en este caso una niña llamada Rama.

En Carabane tuvimos el placer de reencontrarnos con Cecilia. Cecilia ha sido la matrona de Carabane durante muchos años. Durante muchos años hemos disfrutado de su dulzura y de su buen hacer. Este año nos hemos encontrado con la sorpresa de que se ha jubilado. A pesar de ello vino a visitarnos lo que nos hizo mucha ilusión.

A continuación, primer año en Carounate. pequeño poblado cercano a Oussouye. Hay mucho trabajo pero el equipo quedó encantado con el recibimiento de la población. En Carounate hemos aprovechado para identificar un nuevo proyecto: la maternidad de la localidad que estaba abandonada desde hace muchos años y vamos a tratar de recuperarla. Las mujeres de la localidad como agradecimiento nos cocinaron un riquísimo yassa poulet.

En Carounate, los niños son tan preciosos como en el resto de Senegal, pero han venido muchas mujeres muy muy mayores, muy deterioradas a base de tantos años de vida y trabajo duro. Inspiran una gran ternura y a pesar de su precaria situación cuesta muy poco arrancarles una sonrisa. El final de la consulta en Carounate fue tremendo. Hubo tanta gente que los pediatras tuvieron que ayudar a los médicos de adultos. A pesar de ello, se ha quedado gente sin ver… era de noche total y no tienen ni una bombilla, imposible hacer nada… tras las explicaciones pertinentes nos tuvimos que despedir de la población. Ellos, lejos de molestarse por la falta de tiempo, nos han despedido con un superbaile, vino de palma, refrescos, una rama de plátanos y un cuenco lleno de tomates. Fue muy emocionante. Gracias Carounate, a partir de ahora tendréis siempre un sitio en nuestro corazón.

Siguiente poblado Dindefelo, ya en el País Bassari, donde el trabajo fue especialmente duro. Muchos casos, muy complicados y bastante graves. Tuvimos que desplazar muchos enfermos al hospital comarcal, acompañados de nuestros médicos y enfermeras. Todos llegaron bien, pero tenían todos los números para que pasara algo por el camino… una neumonía grande, grande y muy mal.
También trasladamos a un niño con una sepsis pero además se vieron muchas enfermedades de mucho tiempo sin tratar, heridas terribles, gran número de anemias con valores muy bajos de hemoglobina, etc.

El equipo lo dio todo pero no se pudo evitar una cierta sensación de impotencia: ¡es tan enorme la tarea a realizar! Gracias a Dios el niño de la sepsis se recuperó perfectamente y la chica de la neumonía evolucionó también favorablemente y el resto de casos poco a poco esperemos que también mejoren.

Siguiente etapa Bandafassi. En Bandafassi se nos han acabado las cámaras para administrar ventolin a los niños y hubo que improvisarlas con botellas de agua. Tuvimos la visita de Ramata. Ramata se encuentra fenomenal en todos los aspectos, incluso mejor que cuando se marchó de España operada de sus válvulas del corazón. El reencuentro con su mamá Pepa y con Ernesto, uno de los médicos que la cuidó en Valencia, fue especialmente emotivo. Además de recuperada encontramos a Ramata guapísima y con mucha energía.

En Bandafassi también se produjo el encuentro con la familia de Ousmane. Hasta nuestra expedición sanitaria se desplazó la familia al completo de Ousmane. Susana, una de las enfermeras que cuida en el hospital Gregorio Marañón de Ousmane, y que nos acompañó en la misión sanitaria ejerció de embajadora explicando a la familia como se encuentra Ousmane y enseñando fotos recientes del mismo. Aprovechamos para pasar consulta a toda la familia, que se encuentra muy bien, y en especial el pequeño de la casa Mamadou.

La última parada de nuestra misión sanitaria: ha sido Thiabedji, el año pasado fue la localidad que presentó los índices más altos de desnutrición, casi un 50% de los niños presentaban un alto grado de desnutrición, triplicado los valores de alerta de la ONU. Este año las cosas no han mejorado, la población en general y los niños en particular se encuentran en una situación muy pobre, muy desatendidos y con altos niveles de anemia y desnutrición.

Y COLORIN COLORADO…. Fin de nuestra séptima expedición sanitaria a Senegal, han sido tres semanas, 5 comunas atendidas, miles de consultas… Un gran trabajo.

Probablemente ha sido una de las misiones más duras que hemos realizado nunca, tanto por la cantidad como por la gravedad de los casos tratados. Como muestra un botón, nada menos que 7 graves cardiopatías detectadas en niños. Nuestro equipo vuelve preocupado por la inmensidad de la tarea que queda por hacer. Probablemente no son todavía conscientes de lo mucho que han hecho, aunque sólo sea un granito de arena, en una inmensa playa, es nuestro granito de arena y la gente de nuestros poblados, más de 50, saben que con nosotros se sienten seguros, que YAKAAR AFRICA no les va a abandonar.

Muchísimas gracias a nuestro equipo: a Sara y Nazaret las médicos de adultos, a Andrea y Ernesto, nuestros pediatras, a Susana, Lola y Mari Carmen, las enfermeras, a Isa, Llum y Elena el personal de imprescindible apoyo y como no a esa Pepa que está en todas partes y que a todos cuida y a todos protege.

Y como no nos vamos a acordar de nuestros chicos de Senegal que son parte esencial del equipo, desde Demba que todo lo organiza, pasando por el infatigable Ambrosio, el hombre que está en todo, y nuestros traductores, cocineros, mensajeros, etc. Cheikh, Arouna, Daniel, Diaw, Boudy, Papau, León, la última incorporación Antoine y todos aquellos que se nos olvidan pero que seguro que lo han dado todo por ayudarnos.

Gracias a todos y, por supuesto a todos nuestros socios y simpatizantes que han hecho esto posible.

 

Marzo 2017

INFORME DE PEPA CONEJOS

La séptima misión sanitaria de Yakaar África se ha desarrollado entre el 7 y 27 de febrero de 2017 en las dos regiones de Senegal donde se llevan a cabo la mayoría de nuestros proyectos, Casamance y País Bassari. En concreto hemos trabajado en cinco poblados: Carabane, Carounate, Dindefelo, Bandafassi y Thiabedji.

La composición del equipo ha sido la habitual, por la parte española dos pediatras (Andrea y Ernesto), dos médicas de adultos (Naza y Sara), tres enfermeras (Lola, Susana y Pepa) y tres personas de apoyo encargadas de la somatometría, recogida de datos y triaje y traducción (Isa, Marillum y Elena, respectivamente). Por la parte senegalesa hemos contado con nuestros incondicionales Ambrosio y Cheikh (coordinador y conductor) y la plantilla de traductores que nos ayudan a poder comunicarnos con los pacientes (Papau, Ousmane, Moussa, León, Idrissa, Awa, Pape, Mariana, Diaw, Papa, Gerald, Arouna 1, Arouna 2, Alpha, Boudy y Daniel).

En la zona del País Bassari se nos unió María, una voluntaria enfermera de Yakaar. Su presencia nos fue de gran ayuda y mas sabiendo que cuando nosotros nos marcháramos se iba a quedar en Bandafassi y podía hacer el seguimiento de algunas curas. También mencionar la inestimable ayuda de Antoine, nuestro técnico agrícola, que orientó e hizo el seguimiento de los pacientes que derivamos al hospital de Kedougou.

Las jornadas totales de trabajo han sido 13, repartidas en los distintos poblados. Ha sido preciso invertir varios días en los desplazamientos, ya que las dos regiones destinatarias de nuestro trabajo están alejadas entre sí y también de la capital del país, por no hablar del estado de las carreteras en tramos ¡larguísimos!
Si hablamos de números (de lo que tenemos registrado, porque siempre hay cosas que se escapan del boli y la libreta), las acciones sanitarias han sido 2.225, divididas en 871 consultas de pediatría, 1.127 consultas de adultos y 227 actuaciones de enfermería. Hay que hacer hincapié en que hay que ver la calidad de dichas actuaciones más que la cantidad.

Hemos derivado al hospital mas pacientes que nunca, algunos por su extrema gravedad (acompañados por nuestro personal por la situación crítica en que se encontraban), otros porque pensábamos que valía la pena hacerles pruebas diagnósticas que nosotros no podíamos realizar. La complejidad de las patologías encontradas ha sido mayor que en anteriores misiones sanitarias, así como el requerimiento de medicación (tal es así que hemos tenido que comprar allí en varias ocasio-nes, además hemos terminado con todas las existencias de hierro que llevábamos, sin poder dejar nada en los poblados).

Los datos para las estadísticas orientativas y comparativas de anemia y desnutrición se han recogido rigurosamente. También hemos detectado 19 casos quirúrgicos pediátricos susceptibles de ser operados por el equipo del Dr Bardaji en su próxima expedición.

Asombrosamente, parecía que teníamos un imán para atraer los casos de cardiopatías pediátricas, 7 en total, un número muy superior a anteriores viajes. Estos pacientes están siendo estudiados en Senegal, para ver si alguno de ellos necesita tratamiento quirúrgico en España y ver la posibilidad de llevarlo a cabo.

Una vez expuestos todos los datos objetivos, paso a la valoración personal. En primer lugar DAR LAS GRACIAS CON MAYUSCULAS A TODO EL EQUIPO, de verdad, habéis estado fantásticos y hecho una gran labor. Hay que tener en cuenta que las condiciones son muy especiales (clima, alojamientos, comida), por no hablar de la obligatoriedad de estar tantos días y todo el día juntos…..personas que no se conocen entre sí y que además deben de trabajar duro y sin los medios a los que estamos habituados. Hemos sufrido momentos de mucho estrés, en los que era fácil perder los papeles, pero habéis estado de Oscar, y soportado mis requerimientos y exigencias…..de verdad, ¡muchas gracias!

Respecto al estado de la población, la sensación a priori, sin analizar exhaustivamente los datos, es de que el estado de salud en general ha empeorado. Están desatendidos y es evidente que el acceso a los servicios sanitarios es mínimo (me refiero tanto al aspecto económico como geográfico; hay poblados en los cuales la evacuación de un enfermo grave es prácticamente imposible).
Las autoridades responsables (hemos visitado a todas ellas, cumpliendo el protocolo que ellos establecen a rajatabla) no parecen tener una conciencia clara de la situación real (o no parece importarles mucho), o tienen una forma de tratar el asunto que no entra para nada en mi cabeza.

Es indignante la actuación ante algunos casos y la sensación de impotencia que nos genera es bárbara.
Luego está el estado en que encontramos las Postes de Santé de los poblados en que trabajamos y en las que se supone que trabaja su personal a diario. Debemos insistir en la limpieza de los locales. Ya son muchos años los que vamos a algunos de ellos y siguen pasando del tema. Asimismo la difusión de los días de consulta entre la población sigue siendo muy deficiente, lo cual hace que sea desorganizado el trabajo. Este es un aspecto que hay que mejorar. Hasta ahora no lo hemos conseguido, pero hay que trabajar en ello e insistir.

A pesar de todo esto, estoy orgullosa y feliz del trabajo realizado. Hay pacientes que han salvado literalmente sus vidas porque han enfermado justo cuando estábamos allí. Otros van a ser estudiados y tratados de patologías que llevaban arrastrando sin ser atendidas. Solo por estos pacientes ya merece la pena el esfuerzo realizado, y demuestra que HAY QUE SEGUIR POR ESTE CAMINO Y CONTINUAR TRABAJANDO DURO POR LA SALUD DE ESTOS NIÑOS, MUJERES Y HOMBRES QUE TANTO LO MERECEN.

 
INFORME MÉDICO ADULTOS
SARA BAÑÓN Y NAZARET NAVARRO

Como puntos a destacar de forma general, fue evidente la diferencia tanto en el estado de salud de forma global, como en la gravedad de los síntomas y el nivel de desnutrición, entre las poblaciones de la costa oeste (Casamance) y el interior (País Bassari). En esta última zona la pobreza, la inaccesibilidad al sistema sanitario y el aislamiento son los determinantes fundamentales de la situación.

Como patologías más prevalentes destacamos: hipertensión, gastritis, reflujo gastroesofágico, dolor osteoarticular, cataratas, disminución de agudeza visual, queratitis, anemias, caries, flemones dentarios, tiñas.

Dentro de las patologías más graves atendidas destacamos:

  • Un caso de Hemorragia Digestiva alta activa.
  • Un shock séptico de foco respiratorio en una mujer de 18 años. Iniciamos tratamiento pero persistía la hipotensión, desaturación, y bajo nivel de consciencia. Dada la mala evolución se decidió tratamiento con bolos de Adrenalina iv y traslado al hospital. La paciente presentó buena evolución posterior y alta hospitalaria.

  • Herida en mano con necrosis del primer dedo y extensa afectación con pérdida de sustancia y celulitis en todo el miembro superior derecho

  • Un caso de sospecha de colecitstitis aguda en un varón de 20 años con fiebre y signo de Murphy positivo.

Encontramos otras muchas patologías, de las que nombraremos algunas: sospechas de tuberculosis, asma, dismenorreas, sarna, filaria, lepra tratada con secuelas, Artritis reumatoides muy evolucionadas, artritis psoriásicas, otitis medias agudas, urticaria, herpes zoster agudo y neuralgias post-herpéticas, dermatitis seborreica, conjuntivitis, diabetes, amigdalitis, rinitis, insomnio, sospecha de enfermedad inflamatoria pélvica, epistaxis, pica, secundaria probablemente a ferropenia, en pacientes con anemia severapatología psiquiátrica, onicomicosis, control y diagnóstico de gestación, control del puerperio, arritmias cardiacas, insuficiencia venosa crónica, dos casos de luxación crónica de rótula, hematurias, tumores óseos, lipomas, bocios gigantes, posible chancro sifilítico, sospecha de micosis fungoide, muguet oral, síndromes climatéricos, miasis, fractura de radio y primer metacarpiano post-traumática, sospecha de fiebre hemorrágica epilepsias (ya diagnosticadas), diarreas.

CONCLUSIONES O MÁS BIEN, REFLEXIONES

Dada la gran cantidad de hipertensión y su severidad y la incapacidad por parte de los pacientes de asumir los costes del tratamiento crónico y visitas posteriores para el control de la misma, nos preguntamos hasta qué punto nuestra intervención en este tipo de enfermos ha supuesto un claro beneficio en su calidad o expectativa de vida. Quizás sería conveniente y más productivo, enfatizar en la educación en salud con recomendaciones para la prevención y manejo dietético y de estilo de vida.

En patología predominante quirúrgica y de fácil resolución con los medios adecuados, nos vimos muy limitados. Sería conveniente la coordinación con ONGs de odontólogos, oftalmólogos y cirujanos generales.

A pesar de la gran cantidad de medicación que llevábamos, nos faltaron antibióticos, analgésicos, IBPs, y algunos tratamientos crónicos. Afortunadamente, pudimos comprar allí mucho más, aunque al final de la misión prescribimos algunos fármacos que no quedaban para que los pacientes fuesen a comprar.

En general, en todos los dispensarios disponen de test de Malaria y VIH que estaban a nuestra disposición. En País Bassari, hubo desabastecimiento general de test de VIH, por lo que quedaron varios pacientes seleccionados para la realización del mismo, de lo que se encargaría la enfermera voluntaria de Yakaar que permanecería en la zona un mes más. Hay un protocolo nacional para diagnóstico y tratamiento de Malaria, VIH y Tuberculosis gratuito para todos los pacientes.

Una de las actitudes más impactantes ha sido la del personal médico del Hospital de Kedougu en todos los traslados realizados. Han mostrado escaso interés por los pacientes que habían sido remitidos en una situación muy grave, un interés que mostraba el reflejo del valor que se daba a la vida de una persona joven en este país o, al menos, en esta zona. Además, la gravedad del paciente no les exime de pagar previamente el tratamiento o material que necesitan para una intervención o ingreso, deben comprarlo por su cuenta en la farmacia y siempre por adelantado. En uno de los casos, el paciente dejó de recibir antibioterapia porque había desabastecimiento en farmacia.

La población y el personal sanitario local, tienen la percepción o creencia de que la mayoría de las patologías son consecuencia de malaria o parasitosis, aunque no exista clínica compatible.
A destacar la nula incidencia de malaria y arboviriasis, probablemente por ausencia de mosquitos en época seca.
Se trataron los casos con sospecha de parasitosis en los que se descartaron otras causas de dolor abdominal, aunque el diagnóstico era imposible.

Sería importante y enriquecedor, mantener un contacto con el personal sanitario local para valorar las intervenciones realizadas.

En muchas de las patologías más prevalentes la educación en salud puede ser más importante que el tratamiento farmacológico en sí mismo (lavado de manos, lavado de dientes, alimentación, hidratación…) Se podrían aprovechar las misiones para formar al personal local para impartir talleres periódicos a la población, si se logra adquirir un compromiso por parte de los mismos.

Para finalizar, una pincelada sobre la estigmatización de las enfermedades psiquiátricas. Los pacientes eran ridiculizados, apartados y anulados continuamente, sufriendo incluso maltrato físico por parte de familiares y vecinos.

 
INFORME ENFERMERÍA
LOLA DELGADO Y SUSANA REGLERO

La misión de cooperación sanitaria en Senegal (Febrero de 2017), se realizó en 5 localidades diferentes, trabajando un total de 13 días repartidos según las necesidades de cada zona. Para las profesionales de enfermería que asistimos, fue nuestra primera vez, tanto para el país, como para un viaje de cooperación. Todo para nosotras era nuevo, todo nos llamaba la atención, su forma de vida, su gastronomía, sus creencias… Cambiamos las calles asfaltadas e iluminadas de nuestras ciudades, por caminos oscuros y polvorientos. Los sonidos de los coches, de los trenes, de las maquinas de construcción, se convirtieron allí, en la algarabía de niños jugando en la calle y en las voces de los animales que convivían con nosotros.

La labor del personal de enfermería se dividió en 2 intervenciones: La primera dirigida a valorar el nivel nutricional y de anemia de la población de 0 a 14 años. La segunda se dedicó a tareas de enfermería general.

VALORACIÓN DEL NIVEL NUTRICIONAL INFANTIL

Se llevó a cabo en todos los niños de 0 a 14 años, que acudieron a la consulta de pediatría y se tomaron los siguientes datos:
Datos Antropométricos: Peso, talla y perímetro braquial.
Hemoglobina en sangre.
Administración de medicación antiparasitaria, en niños mayores de 5 años

TAREAS DE ENFERMERÍA GENERAL

Se atendieron un total de 190 pacientes, de los cuales 61 fueron niños y 129 adultos.

Las tareas realizadas fueron:

Curas

La gran mayoría fueron pequeñas heridas y lesiones por picadura infectadas, sobre todo en pies y piernas. Entre las heridas más graves que acudieron a consulta, se encontraban las siguientes:

  • Adulta, con herida en mano por cuchillo, con sutura de 10 días, que abarcaba toda la palma de la mano.
  • Adulta con necrosis y momificación del quinto dedo de la mano.
  • Niña con herida tipo scalp en tobillo.
  • Adulto con Herpes Zolster, en plena ebullición de vesículas, que precisó analgesia con morfina.
  • Varias heridas por caídas de moto, algunas de ellas importantes.

Vendajes

  • Vendajes de tobillo y rodilla por esguince.
  • Vendaje de mano por posible fractura de dedo.
  • Cabestrillo en niño, por fractura de codo.

Canalización de vía venosa

Para administración de antibióticos, analgésicos, antieméticos y fluidos.

Administración de fármacos vía intramuscular

Antibióticos y analgésicos.

Las principales demandas hacia enfermería, de los profesionales médicos, que se ocuparon de asistir a los adultos, fueron la realización de test de VIH, glucemias digitales, test de embarazo y orina y hemoglobinas. También demandaron la canalización de vías venosas, sobre todo para la administración de antibióticos.

Sin embargo los especialistas en pediatría solicitaron al personal de enfermería, principalmente para curas de lesiones por picadura, que en general fueron leves, para administración de medicación vía tópica y para canalización de vías venosas.
Para nuestra labor asistencial, fue fundamental la colaboración de los traductores senegaleses que participaron en cada zona. No sólo ayudaron con el idioma, sino que nos explicaban su forma de vida y sus creencias, que influían en muchos casos, en los problemas de salud.

Por último solo añadir que ha sido una experiencia muy gratificante y enriquecedora tanto a nivel profesional como personal. Han sido unos días muy intensos llenos de emociones, risas, situaciones críticas, trabajo en equipo y aprendizaje. 22 días de convivencia en los que los compañeros y amigos senegaleses se convirtieron en mi gran familia.
Una experiencia que de seguro repetiré.

Share