Febrero 2017

MISIÓN SANITARIA

Pepa, Ernesto y el resto del equipo valenciano desde Valencia. Nazaret y Sara desde Alicante, Isa desde Vigo y nuestra nueva adquisición Susana, una de las enfermeras que cuida de Ousmane, desde Madrid emprendieron hace ya tres semanas viaje hacia tierras senegalesas para pasar revista a toda la población de nuestras zonas de trabajo y tratar todos los casos.

Después de una estupenda travesía nocturna en barco desde Dakar llegaron a su primer destino: la Isla de Carabane, donde nuestro equipo sanitario comenzó a trabajar a pleno rendimiento.

Nada mas empezar la primera sorpresa, nada menos que Melamine Diatta, hijo de nuestro amigo Lamine, el enfermero de la isla está afectado de una gravísima cardiopatía congénita. De nuevo en la brecha, puesta en marcha del protocolo necesario para caracterizar la enfermedad y quien sabe si en pocos meses tendremos un nuevo Ousmane en España. La cosa no queda ahí y en el mismo día una segunda cardiopatía, en este caso una niña llamada Rama.

En Carabane tuvimos el placer de reencontrarnos con Cecilia. Cecilia ha sido la matrona de Carabane durante muchos años. Durante muchos años hemos disfrutado de su dulzura y de su buen hacer. Este año nos hemos encontrado con la sorpresa de que se ha jubilado. A pesar de ello vino a visitarnos lo que nos hizo mucha ilusión.

A continuación, primer año en Carounate. pequeño poblado cercano a Oussouye. Hay mucho trabajo pero el equipo quedó encantado con el recibimiento de la población. En Carounate hemos aprovechado para identificar un nuevo proyecto: la maternidad de la localidad que estaba abandonada desde hace muchos años y vamos a tratar de recuperarla. Las mujeres de la localidad como agradecimiento nos cocinaron un riquísimo yassa poulet.

En Carounate, los niños son tan preciosos como en el resto de Senegal, pero han venido muchas mujeres muy muy mayores, muy deterioradas a base de tantos años de vida y trabajo duro. Inspiran una gran ternura y a pesar de su precaria situación cuesta muy poco arrancarles una sonrisa. El final de la consulta en Carounate fue tremendo. Hubo tanta gente que los pediatras tuvieron que ayudar a los médicos de adultos. A pesar de ello, se ha quedado gente sin ver… era de noche total y no tienen ni una bombilla, imposible hacer nada… tras las explicaciones pertinentes nos tuvimos que despedir de la población. Ellos, lejos de molestarse por la falta de tiempo, nos han despedido con un superbaile, vino de palma, refrescos, una rama de plátanos y un cuenco lleno de tomates. Fue muy emocionante. Gracias Carounate, a partir de ahora tendréis siempre un sitio en nuestro corazón.

Siguiente poblado Dindefelo, ya en el País Bassari, donde el trabajo fue especialmente duro. Muchos casos, muy complicados y bastante graves. Tuvimos que desplazar muchos enfermos al hospital comarcal, acompañados de nuestros médicos y enfermeras. Todos llegaron bien, pero tenían todos los números para que pasara algo por el camino… una neumonía grande, grande y muy mal.
También trasladamos a un niño con una sepsis pero además se vieron muchas enfermedades de mucho tiempo sin tratar, heridas terribles, gran número de anemias con valores muy bajos de hemoglobina, etc.

El equipo lo dio todo pero no se pudo evitar una cierta sensación de impotencia: ¡es tan enorme la tarea a realizar! Gracias a Dios el niño de la sepsis se recuperó perfectamente y la chica de la neumonía evolucionó también favorablemente y el resto de casos poco a poco esperemos que también mejoren.

Siguiente etapa Bandafassi. En Bandafassi se nos han acabado las cámaras para administrar ventolin a los niños y hubo que improvisarlas con botellas de agua. Tuvimos la visita de Ramata. Ramata se encuentra fenomenal en todos los aspectos, incluso mejor que cuando se marchó de España operada de sus válvulas del corazón. El reencuentro con su mamá Pepa y con Ernesto, uno de los médicos que la cuidó en Valencia, fue especialmente emotivo. Además de recuperada encontramos a Ramata guapísima y con mucha energía.

En Bandafassi también se produjo el encuentro con la familia de Ousmane. Hasta nuestra expedición sanitaria se desplazó la familia al completo de Ousmane. Susana, una de las enfermeras que cuida en el hospital Gregorio Marañón de Ousmane, y que nos acompañó en la misión sanitaria ejerció de embajadora explicando a la familia como se encuentra Ousmane y enseñando fotos recientes del mismo. Aprovechamos para pasar consulta a toda la familia, que se encuentra muy bien, y en especial el pequeño de la casa Mamadou.

La última parada de nuestra misión sanitaria: ha sido Thiabedji, el año pasado fue la localidad que presentó los índices más altos de desnutrición, casi un 50% de los niños presentaban un alto grado de desnutrición, triplicado los valores de alerta de la ONU. Este año las cosas no han mejorado, la población en general y los niños en particular se encuentran en una situación muy pobre, muy desatendidos y con altos niveles de anemia y desnutrición.

Y COLORIN COLORADO…. Fin de nuestra séptima expedición sanitaria a Senegal, han sido tres semanas, 5 comunas atendidas, miles de consultas… Un gran trabajo.

Probablemente ha sido una de las misiones más duras que hemos realizado nunca, tanto por la cantidad como por la gravedad de los casos tratados. Como muestra un botón, nada menos que 7 graves cardiopatías detectadas en niños. Nuestro equipo vuelve preocupado por la inmensidad de la tarea que queda por hacer. Probablemente no son todavía conscientes de lo mucho que han hecho, aunque sólo sea un granito de arena, en una inmensa playa, es nuestro granito de arena y la gente de nuestros poblados, más de 50, saben que con nosotros se sienten seguros, que YAKAAR AFRICA no les va a abandonar.

Muchísimas gracias a nuestro equipo: a Sara y Nazaret las médicos de adultos, a Andrea y Ernesto, nuestros pediatras, a Susana, Lola y Mari Carmen, las enfermeras, a Isa, Llum y Elena el personal de imprescindible apoyo y como no a esa Pepa que está en todas partes y que a todos cuida y a todos protege.

Y como no nos vamos a acordar de nuestros chicos de Senegal que son parte esencial del equipo, desde Demba que todo lo organiza, pasando por el infatigable Ambrosio, el hombre que está en todo, y nuestros traductores, cocineros, mensajeros, etc. Cheikh, Arouna, Daniel, Diaw, Boudy, Papau, León, la última incorporación Antoine y todos aquellos que se nos olvidan pero que seguro que lo han dado todo por ayudarnos.

Gracias a todos y, por supuesto a todos nuestros socios y simpatizantes que han hecho esto posible.

Share