Mermeladas Oussuyue     Julio 2012 Oussouye     Oussouye    

Abril 2012

Visita Jose Manuel Torres (Bikes Solidarias).Cooperativa de Mermeladas.

Aunque no sabían nada de nuestra visita y llegamos a atracarles con nuestras mermeladas. Ellas producen varios sabores: mango (aunque no era la época), bissab (mi preferida), papaya, naranja (no me gustó, pero para gustos los sabores). Están ampliando el local, construyendo una nueva cocina casi tan grande como el local actual, por lo que no debe irles mal, quizás apoyar la administración del negocio sea suficiente para que sean conscientes de su rentabilidad, aunque según me comentó Demba o Ambrosio, habían tenido un contable que les robó en dos ocasiones y por esto está un poco reacias a decir sus ingresos. Nos comentaron que eran unas 20 mujeres y trabajaban todas de lunes a viernes y se turnaban los sábados.

ELENA Y ANGIE

Los primeros días en la cooperativa sirvieron como toma de contacto, para conocernos entre nosotras, conocer su trabajo y sobretodo conocer cuáles serían nuestras tareas específicas , con quién debíamos trabajar y cuál era el material con el que contábamos.

Nos sentimos muy acogidas por el equipo y por Dominique aunque el tema del idioma fue una limitación ya que nuestro francés no era muy bueno y la mayoría de ellas no hablan muy bien el francés ya que su lengua materna, como ya sabéis, es el diola. A pesar de eso, la comunicación no se trata solamente de palabras y, mediante gestos, miradas, etc. fuimos creando un buen clima de convivencia.

Tan solo llegar aquí empezamos con muchas ganas, miramos detenidamente todo el material con el que contaban:

    Un cuaderno para anotar las ventas diarias
    Un cuaderno donde apuntaban los beneficios y gastos diarios
    Un cuaderno donde anotar los detalles de producción de los zumos
    Un cuaderno donde anotar los detalles de producción de las confituras

Aun así, la mayoría de ellos no estaban actualizados y faltaban muchos datos para poder avanzar en la contabilidad de la cooperativa. Así pues, el primer mes nos sirvió para conocernos un poco, para poder conocer que productos realizaban, sus precios y el lugar físico dónde trabajaríamos todo este tiempo, es decir, para adaptarnos las unas a las otras.

Mayo 2012

ELENA Y ANGIE.

La primera cosa que decidimos hacer, conjuntamente con Florence, fue el inventario de la cooperativa. El número de potes de confitura que tenían en stock, material inmobiliario como mesas, sillas, neveras, etc.

Florance nos comentó como se organizaba la cooperativa. Ella se presentó como la secretaria y la que llevaba la contabilidad, Heriette como la presidenta, Uomi y Emma como las mujeres que debían ayudarla en la contabilidad y el resto como trabajadoras.

Así pues, tras hablar con Florance y conocer sus verdaderas necesidades, nuestro objetivo principal se convirtió en juntarnos cada día con Uomi y Emma para enseñarlas a actualizar las libretas y a realizar una buena contabilidad. Florance va muy desbordada, hace muchas cosas todos los días, y ella no puede llevar sola la contabilidad.

Mientras pasaban los días, nos dimos cuenta que nuestro objetivo era muy difícil de llevar a cabo, cada día les proponíamos reunirnos en las mesas de la entrada para poder trabajar pero ellas no se mostraban muy colaborativas en la tarea.

Creemos que es por falta de motivación. Más adelante, a medida que pasaban los días empezaron a faltar al trabajo a causa de que debían asistir a entierros, o familiares se ponían enfermos, viajes, etc. Entendemos que aquí la tradición es muy fuerte y esta forma parte de su estructura social, pero sus reiteradas faltas al trabajo nos provocó la sensación de que perdíamos nuestro tiempo.

Cuando nos planteamos participar en este proyecto, nuestra idea principal no era hacer el trabajo como contables sino más bien, acompañarlas y enseñarlas a realizar las distintas tareas. Es importante tener en cuenta que algún día nosotras no estaremos y serán ellas las que deberán llevar la contabilidad.

Otro objetivo que teníamos en mente era de sensibilizar a las mujeres que una buena contabilidad es necesaria para llevar un negocio de manera eficaz. Entendemos que es una manera occidental de llevar los negocios, pero es importante que trabajen con dicho concepto para que no pierdan su dinero.

Uno de los grandes errores que observamos fue el cuaderno donde anotaban las ventas diarias. Cada una utilizaba una manera distinta de anotar las ventas y esto hacía difícil la tarea de contarlas al finalizar el día. Por ejemplo, a veces podían vender 15 zumos, pero por problemas en la anotación no sabían si habían vendido 15 o 6. Esto puede parecer muy simple, pero es uno de los problemas más importantes de la cooperativa ya que no tienen un buen control de sus ventas.

Otro problema es que no tienen el hábito de actualizar los cuadernos diariamente, de esta manera se olvidan de apuntar cosas, luego se olvidan y como consecuencia pierden dinero. Como consecuencia le planteamos a Florence la opción de hacer una reunión con todas las mujeres para poner en común una manera de anotar las ventas, así como también, intentar sensibilizarlas de la importancia de la tarea.

JUNIO 2012

ELENA Y ANGIE

El objetivo planteado el mes anterior fue imposible llevarlo a cabo. Las mujeres empezaron a faltar a causa de las reuniones tradicionales diola, de entierros, de formaciones, de viajes, etc. Aquí el trabajo es muy importante pero lo es más aún su tradición. Empezamos a sentirnos excluidas. Íbamos cada mañana, pedíamos por Emma y Uomi pero o no estaban o realizaban otra tarea “más importante” que la contabilidad, les ofrecíamos ayuda para realizar los zumos y confituras pero no se mostraban muy abiertas.

También es cierto que esto fue una sensación ya que ninguna de ellas nunca hizo nada para que nos sintiéramos mal, fue simplemente que agota la sensación de ver cómo pasa el tiempo y que tus objetivos no se cumplen porque dependes de otras personas.

Compramos un cuaderno y corregimos y actualizamos el libro menor (donde detallan los gastos y beneficios) pero no lo hicimos en limpio porque esperábamos poder hacerlo con Uomi y Emma. Le planteamos a Florence buscar otras mujeres que pudiesen sustituirlas a causa de su poca regularidad en el trabajo, además de la escasa motivación hacia la contabilidad (pensamos mil dinámicas para hacer con ellas pero nunca encontraron el tiempo para realizarlas). Ella nos explicó que de la cooperativa son las únicas que han ido a la escuela y es por ese motivo que les han dado esa responsabilidad.

Una vez hecho el balance de ganancias y pérdidas observamos que según su cuaderno perdían dinero, pero en realidad ganaban. Es por eso que le propusimos a Florence que podían plantearse pagar a los trabajadores un sueldo a final de mes. Esta podría ser una motivación añadida al trabajo. Ella aceptó pero es algo que ha quedado en el aire.

A la vez, nuestra motivación empezó a decaer por los motivos explicados anteriormente. Además tuvimos la sensación de estar solas ante el proyecto. No sabíamos nada de Dominique y tampoco de Yakaar África. Por otro lado, asumimos nuestro error de que nosotras tampoco enviamos noticias. En el fondo, antes de irnos de Barcelona todo fue tan rápido que nuestra conclusión es que hubiésemos debido contactar con vosotros personalmente desde allí. Todo el mundo comete errores, y de todo esto se aprende.

Consecuentemente, cada día de lunes a viernes llegábamos a la cooperativa por la mañana. Si podíamos trabajar nos quedábamos, de lo contrario, nos íbamos a echar una mano al orfelinato de Oussouye.

JULIO 2012

ELENA Y ANGIE

A principios de este mes realizamos una reunión de coordinación con Dominique y Florence. Aquí expusimos como nos sentíamos, pedimos como se sentían ellas con nosotras, solucionamos los pequeños malentendidos que nos explicabais por correo electrónico y como muy bien dijo Dominique, pasamos página y redirigimos el proyecto nuevamente para lograr los objetivos planteados. La verdad es que nos sentimos muy a gusto hablando con ellos pero cierto es que tuvimos la extraña sensación que quizá nos estábamos enfrentando a unos objetivos que no eran las verdaderas metas que necesitaban alcanzar las mujeres de la cooperativa desde Senegal. De toda esta conversación aprendimos que la comunicación es sumamente importante y que quizá faltó coordinación tanto por parte de la ONG y su representación en Senegal, cómo por las mujeres de la cooperativa y por nosotras mismas.

Al cabo de unos días las mujeres realizaron una reunión para decidir nuevamente los roles que ocupábamos en este proyecto. La respuesta fue que nada tenía que cambiar pero en el fondo hubo algo que cambió.

Nosotras hemos asumido que nuestro objetivo de enseñar cómo llevar a cabo una eficaz contabilidad no es posible por la ausencia de las responsables y por otro lado, ellas se muestras más colaborativas en general, nos hacen partícipes de sus tareas, nos piden ayuda, etc. Desde entonces, el trato cordial y respetuoso de los meses anteriores ha dado paso a un trato más familiar y entre iguales.

Finalmente hemos trabajado en la realización de nuevos cuadernos, esta es su organización:

– Cuaderno de ventas diarias de zumos y confituras. En él se apunta la cantidad de productos vendidos. Está estratificado entre zumos, confituras y sirope. Cada uno se divide en el tipo de fruta utilizada. De esta manera podrán calcular en un futuro la cantidad de producto específico a realizar para optimizar beneficios.

– Cuaderno de gastos y beneficios diarios. En él anotan diariamente cualquier gasto ya sea de comida, de viajes, de facturas y beneficio alcanzado de las ventas. (O)

– Cuaderno de balance mensual. A partir del cuaderno anterior, en éste cuaderno se calcula diariamente si se tienen beneficios o pérdidas para poder hacer un balance a final de mes e anual. La utilidad de este cuaderno es poder tomar decisiones en un futuro, tanto para optimizar beneficios como para reducir gastos.

– Cuaderno de productividad. En él se anotan la cantidad de materias primas utilizadas para la realización de zumo y confitura, así como la fecha de dicho trabajo, y el producto transformado.

– Cuaderno de stock. En él se anota la cantidad de confituras y zumos producidos. Mediante su actualización controlan el stock que tienen en cada momento. Cuaderno de asistencia. Florence estaba muy interesada en hacer este cuaderno. En él están anotados todos los nombres de las trabajadoras para poder controlar su asistencia diaria al trabajo.

Share