Dos enfermeras intrépidas

 

Mision sanitaria en Carabane

Yo también me pregunto por dónde empezar, pues bien somos dos viajeras adictas a África. Allí siempre nos hemos sentido como en casa, pero tengo que decir que este país, Senegal, nos ha maravillado no tanto el país en sí, sino mas bien sus gentes y en particular sus mujeres, la disponibilidad y las ganas de aprender. También Demba y toda la gente Senegalesa que trabaja para Yakaar África y el empeño que ponían para que todo estuviese a nuestro gusto, sin poner la mínima objeción.  

Nuestra primera incursión en el proyecto fue impartir una charla de alimentación en la Isla de Carabane, donde Araceli nos había avisado de que no esperáramos mucha audiencia, nuestra sorpresa fue muy distinta, no solo se lleno el aforo en el Hotel Carabane sino que tras una hora de charla interactiva donde ellas fueron muy participativas y creíamos que estarían cansadas, propusimos continuar el día siguiente, nos contestaron que no estaban cansadas y que querían más información.  

Y ese fue nuestro objetivo el resto de la misión, que ellos fueran los protagonistas de esta historia. Lo mismo ocurrió en Baficán, donde la propia maestra de la escuela se implicó además de las mujeres que nos hacían la comida, para dar una charla sobre el dolor ocular que observamos en el 98% de la población y la elaboración de suero para lavado ocular. En fin podría seguir escribiendo frases y frases y no acabaría, pero no me quiero olvidar del Equipo, porque creo que con otra gente la misión no hubiera sido lo mismo, ni tampoco de Demba, el incansable. Ha sido una experiencia inolvidable que esperamos poder repetir.  

Carmen Miquel y Elena Ortiz, las Enfermeras intrépidas.

Share