Conclusiones del trabajo realizado por Otra Vida es Posible en los proyectos de Yakaar África

 

BAFICAN MOLINO

CAGNOUT-OUYOHO 03

CAGNOUT-EBROUYE REUNION 03

Reunión comite Bandafasi

Lougue Huerta 4

Dindefelo03 Bomba

SILLING_01

THIABEDJI_03

ZIGINCHOR CIBER 01

 

El pasado día 22 de Abril de 2014 se celebró una reunión entre nuestros voluntarios Ramón y Elena y la Junta Directiva de Yakaar. Como se informó en boletines anteriores, Ramón y Elena han detectado una serie importante de debilidades y amenazas en los proyectos de Yakaar, la reunión fue, por tanto, muy fructífera ya que sirvió para incorporar la importante experiencia de Ramón y Elena a nuestros proyectos y, por tanto, para marcar en buena medida nuestras prioridades en cuanto a modo de actuación en nuestro proyectos de cara al futuro. Reproducimos a continuación un documento de consenso que hemos redactado entre ambas partes:  

Desde un punto de vista general, los proyectos agrícolas y pequeñas actividades económicas que desarrolla Yakaar en Senegal están reflejando aparentemente unos resultados extraordinarios, ya que responden a la necesidad de crear un tejido económico en las comunidades así como el de mejorar la alimentación de las familias, y por ende, el de las comunidades. El proyecto incide íntegramente en las mujeres, y entre otras cosas: promueve la independencia económica, mejora el acceso a productos locales, crea espacios de esparcimiento comunitarios y potencia el colectivo femenino en muchos aspectos.  

Sin embargo, desde nuestro punto de vista, echamos de menos aspectos importantes que consideramos necesarios incluir en un marco global de proyectos que se orienten al desarrollo. A continuación enumeramos los más importantes:  

1. Los proyectos que está llevando a cabo Yakaar África en Senegal sólo realizan programas de formación relacionados con la higiene, la alimentación y la salud con ocasión de las misiones sanitarias. Deberían realizarse otros programas de formación, y con una mayor continuidad, dirigidos a fortalecer la comunidad: fomento de la igualdad entre sexos, gestión de los recursos económicos, alfabetización y sensibilización. Es poco probable que el desarrollo sea duradero sin el fortalecimiento de la comunidad y para ello es imprescindible concienciación, suministro de información, transmisión de conocimientos, estímulo, movilización y organización.  

2. Yakaar África ha priorizado la acción sobre la planificación y no realiza un estudio previo de las comunidades en las que se realizan los proyectos sino que tiene estandarizados una serie de proyectos tipo. Al no existir estudio previo de la comunidad puede que los proyectos estándar no se adecúen suficientemente y se podrían producir pérdidas de recursos económicos, por lo que hay que tratar de poner en sintonía el conocimiento de los proyectos a desarrollar con el de las comunidades donde se desarrollan.  

3. Los comités ejecutivos de los distintos proyectos son muy heterogéneos, dependiendo su funcionamiento de la calidad de las personas presentes en los mismos. Como la supervisión que se hace de los proyectos en el momento actual no es continua, se traslada toda la responsabilidad al comité ejecutivo local y por ende a la comunidad. Debería realizarse un mayor esfuerzo en la formación de estos comités, especialmente hacia un enfoque autosuficiente. En ese sentido sería crucial realizar algún tipo de formación en gestión económica de los proyectos, así como identificar y preparar a una o varias personas que vivan en la comunidad, y que posean cualidades de honradez, liderazgo, auténtica preocupación por el desarrollo de la gente, para que sustituyan a Yakaar cuando esta ceda el control del proyecto a la comunidad.  

4. Es imprescindible saber en qué medida los productos de las huertas se están utilizando para la propia alimentación en línea con el objetivo de “LUCHAR CONTRA LA ANEMIA Y LA MALNUTRICIÓN” y no para la obtención de un beneficio económico, por eso se considera necesario reforzar la formación en aspectos sobre alimentación y realizar encuestas dirigidas a las familias para conseguir los resultados que se persiguen.  

5. El seguimiento, supervisión y evaluación adecuada de los proyectos es en este momento, y reconocido por todos, uno de los mayores problemas sino el mayor que presentan los proyectos de Yakaar. El incremento del número de proyectos ha sido exponencial en los pocos años de vida de la Asociación y en estos momentos constituye quizás su mayor amenaza, si no es posible incrementar los medios destinados a su evaluación y control. Las personas que tiene trabajando Yakaar en la zona a pesar de su voluntad y tenacidad para hacer un gran trabajo están desbordados por las dimensiones de los proyectos. No se debe ocultar la dificultad para encontrar personas con la visión y la formación necesaria para hacer este trabajo, pero debe ser una prioridad absoluta para Yakaar el reforzar los equipos con personas que residan en cada región, que conozcan la lengua y la idiosincrasia de estas comunidades y, a ser posible, presenten formación socio-económica en cooperación.  

6. En estos momentos existen serias dudas de que las huertas sean sostenibles en el plazo de 3 años que Yakaar se había planteado en un principio. Es cierto que el objetivo de “LUCHAR CONTRA LA ANEMIA Y LA MALNUTRICIÓN” podría justificar algún tipo de ayuda permanente , pero será necesario clarificar ante los socios en el menor plazo posible cual es el modelo a alcanzar: un plazo mayor para alcanzar la sostenibilidad, la combinación con otras actividades que puedan dar sostenibilidad al conjunto o la renuncia a la misma, clarificando, en este caso, la subvención permanente mínima necesaria.  

7. La imagen que la asociación proyecta a socios y simpatizantes podría estar sobrevalorada. Es quizás cierto que en el momento actual priman los logros y las realizaciones sobre los problemas y los fracasos, pero se debería buscar una “mirada profesional” que sea capaz de realizar una autocrítica en la planificación, seguimiento, supervisión y evaluación de los proyectos; aspectos que se han incluido en apartados anteriores y que se echan de menos en el boletín. Dicha mirada servirá para anticipar futuros problemas y proyectar una imagen más acorde con la realidad  

8. Hay un tema particular que debe ser objeto de estudio y son las condiciones en que se están explotando los cultivos de maíz y girasol transgénico que una empresa francesa implementa en las huertas que financia Yakaar en la Cassamance. Dichos cultivos transgénicos tienen riesgos que las comunidades deberían saber, aunque también suponen la oportunidad de obtener unos ingresos que podrían mejorar la sostenibilidad de los proyectos de Yakaar.  

9. Las pequeñas actividades económicas que Yakaar está implementando: granjas de pollos, talleres de costura, granjas de cerdos y producción de jabones, etc. deben también ser objeto de un estudio cuidadoso, primero para asegurar que coinciden con los intereses de la Comunidad correspondiente y segundo que no atentan contra otras actividades ya implementadas en la Comunidad a las que podrían poner en grandes dificultades. Se echa de menos un estudio referente a la alternativa más adecuada para cada comunidad basada en los propios deseos de esa comunidad y un estudio de mercado y su plan de negocio.  

10. Todos los datos parecen indicar que el colectivo de mujeres está sufriendo un perjuicio considerable en su vida diaria. La mayoría se levantan a las 5:00 AM y se acuestan a las 23:00 PM. El trabajo de la huerta, sin recibir ayuda de los hombres, está incrementando el trabajo y el cansancio diario de las mujeres. Aunque la consecución de una mínima igualdad de género es probablemente tarea de varias generaciones, sí que se debe en la medida de lo posible tratar de realizar actuaciones de sensibilización que promuevan un avance en dicha igualdad.  

11. Los voluntarios de Yakaar no están sirviendo para mejorar la supervisión y evaluación de los proyectos, como en principio Yakaar había pretendido. Es necesario avanzar más en el proceso de redefinición del voluntariado ya recientemente emprendido por Yakaar. En ese sentido la búsqueda de voluntarios, a ser posible de media o larga duración, y con experiencia y formación adecuada en programas de cooperación al desarrollo debe constituir una prioridad absoluta para Yakaar.  

El resumen final que se podría hacer del trabajo de Yakaar África en País Bassari y Cassamance es que se ha realizado un enorme trabajo con unos resultados que se podrían calificar de excepcionales teniendo en cuenta el escaso periodo de tiempo en el que se ha trabajado. Sin embargo, ese trabajo y esos resultados requieren de un esfuerzo adicional importante que les dé continuidad y sostenibilidad. Para ello es necesario trabajar sobre la base de los proyectos y, sobre todo, en el estudio de las comunidades, reforzar los comités ejecutivos de las mismas, desarrollar programas de formación adecuados y, sobre todo, reforzar el seguimiento supervisión y evaluación de los proyectos.

Share