limpieza carabane  

 

Carabane limpio

Octubre 2011

En octubre iniciamos un proyecto de higiene en la isla de Carabane. Nuestro propósito principal era el aseo personal de los niños. Se repartieron geles, esponjas y tuvimos charlas para enseñar a las madres a poder mantener una buena desinfección en los niños, de esta manera se evitarían enfermedades como el butón, dermatitis e infecciones varias.

Otra de las líneas de actuación fue la de mentalizar a la población de la importancia de mantener la isla estuviera limpia (nos encontramos por el suelo trozos de cristal, latas oxidadas, etc.). Empezamos repartiendo bolsas de basuras y haciendo equipos para que niños y mayores, durante un día entero limpiaran. Al adentrarme en la isla, por la zona de los manglares, me di cuenta de que la basura estaba esparcida por todas partes y que muchas familias hacían sus propios “vertederos” al lado de sus casas. Esto nos hizo tomar rápidas medidas y empezar un nuevo proyecto: “Proyecto basuras de Carabane”.

Diciembre 2011

En diciembre regreso para poner en marcha el Proyecto basuras de Carabane. Había hablado con ingenieros de la Universidad de Alicante sobre el problema y, como única solución inicial, me indicaron que se habían de hacer agujeros donde se quemaría la basura y se enterraría. El siguiente paso sería hacer vertederos. Por lo tanto, lo primero que se hizo fue mantener reuniones con el jefe del pueblo, con el presidente de los jóvenes y con sus asesores. Se crea un plan de trabajo diario con los jóvenes que consiste en todas las mañanas, de 9 a 13 h, con rastrillos y palas, amontonar la basura para, por último, quemarla. Tenemos un problema que resolver y es el vidrio. Decidimos almacenarlo y no enterrarlo ni quemarlo.

Abril 2012

Entre el mes de diciembre y abril se manda dinero para hacer los vertederos. Se dejan bolsas de basura para que cada primer y último domingo de mes se limpie la isla. Cuando llegamos en abril, los vertederos ya están hechos. La gente tira la basura (pero no toda). Nos planteamos comprar cubos de basura para cada familia y trece cubos grandes para repartirlos por la isla. ¡¡¡¡Seguimos limpiando!!!!. Esta vez ha sido más complicada y difícil que las anteriores. Los jóvenes, la mayoría, no estaban por ser Semana Santa y los que quedaban no tenían muchas ganas de trabajar. Tuve que ir a la casa del jefe del pueblo y contarle lo que ocurría. La única solución que me dio fue avisar al pueblo para que durante una mañana me ayudaran los hombres y los jóvenes a limpiar. Ese fue el único día

Ese fue el único día que la gente se implicó en el proyecto. Al final, siempre trabajamos los mismos. Simón y sus cuatro amigos, los niños de los pescadores y yo. Pero esto no va a hacer que decaigan mis ganas ni mi ilusión de que este proyecto salga adelante. El día que me marché de la isla, tomé estas fotos, y sin darme cuenta, empecé a llorar de ver cómo se quedaba mi segunda casa, la isla de Carabane. Las diferencias entre el antes y el después son evidentes.

Share