Bautismo senegalés

 

Bautismo senegalés 1

Bautismo senegalés 2

Bautismo senegalés 3

Bautismo senegalés 4

Bautismo senegalés 5

 

 


Me llamo María y hace poco he visitado Senegal con un grupo de amigos. Ha sido una experiencia muy interesante, breve pero intensa, y que sin duda repetiremos con más tiempo!

 

Nuestro grupo iba a visitar Senegal hace dos años en diciembre, pero la famosa huelga de controladores lo impidió… Nos bajaron del avión.. íbamos a despegar cuando se cerró el espacio aéreo español! Y nos quedamos con la miel en los labios. Como veis nos pasó lo mismo que a la familia valenciana de Thierno, aunque evidentemente sin la inmensa frustración que les suponía a ellos posponer el encuentro con su pequeño.

 

Volver a intentar el viaje se debió a dos razones fundamentales:

  • La primera y más prosaica era la curiosidad, puesto que nunca habíamos visitado África más allá de Marruecos y queríamos iniciarnos visitando un país poco conflictivo y no demasiado lejano dado el poco tiempo del que disponemos para nuestras escapadas.
  • Y la segunda y fundamental es que mi hijo estuvo en septiembre recorriendo el país con Demba y volvió tan cautivado de lo que conoció, vivió, sintió… tan impresionado de sus gentes, y tan cómplice de Demba, que nos volvió a entrar el gusanillo y allí que nos fuimos!

 

Contactamos con Demba que entendió de inmediato que lo nuestro era una primera aproximación a su mundo, nada que ver con el viaje de mi hijo y sus amigos, y nos organizó un viaje precioso en el que nos dio tiempo a conocer la belleza incomparable de sus paisajes y playas y la amabilidad infinita de sus habitantes.

 

El campamento de Océan Savanne en el que dormimos dos noches era una delicia. Dormir arrullados por el sonido del mar, viendo ese cielo cuajado de estrellas… Nunca antes por la noche había sentido el mar tan vivo, tan fuerte y tan cerca ni visto esa concentración imposible de estrellas… Y si lo completamos con la divertida sesión de tambores y bailes que compartimos con Demba y un amigo del campamento pues un delicioso recuerdo de vibrantes sensaciones que te calan hondo y te gustaría repetir…

 

También, aunque sin profundizar mucho dada la brevedad de la visita pudimos vislumbrar la tremendas carencias que sufre parte de la población y el esfuerzo de Demba por remediarlo.

 

Sólo visitamos parte del norte del país y no voy a entrar en detalles sobre nuestro recorrido porque no es eso lo fundamental de nuestra experiencia, lo mejor han sido las conversaciones con Demba, sentir su entusiasmo y su dedicación a mejorar las condiciones de vida de los más desfavorecidos. A Demba le disgusta profundamente ver los chiquillos perdiendo el tiempo por ahí y una de sus prioridades es poder darles una educación que les permita tener un futuro mejor, y es fantástico ver como poco a poco y gracias a la inestimable ayuda de José María y su organización van logrando mejoras cada vez más sustanciales.

 

Personalmente me gusta mucho ver personas embarcadas en proyectos tan necesarios, que canalizan las ayudas de una manera tan desinteresada y con la transparencia que lo hacen José María, Demba y sus amigos. Nosotros hemos quedado encantados de esta experiencia, colaboraremos cuanto podamos con ellos y sin duda alguna volveremos a seguir conociendo el país, sus gentes y los logros de nuestros nuevos amigos.

 

MARIA ATAZ

Información para hacerse socio
Share